domingo, septiembre 03, 2006

Un rollo al día...

Durante mi último verano en Nueva York, tomé un curso en el ICP que se llamaba así: "A roll-a-day" y consistía, como su nombre lo asoma, en tomar un rollo diario durante la duración del taller que era de 6 semanas. Nos reuníamos 2 veces por semana y llevábamos nuestro trabajo, nuestras fotos preferidas, nuestras excusas, nuestras confesiones... llegó a crearse un grupo y una camaradería fotográfica de la que yo no tenía experiencia (esto ocurrió en la era pre ONG, obviamente).
Esta experiencia me sirvió de mucho, todavía creo que tengo que agradecerle mi reunión con la fotografía a Susan Kleckner, la profesora, quien a fuerza de obligarme a tomar la cámara y fotografiar todo lo que había (y lo que no había) en mi vida, me recordó lo indispensable que era para mí fotografiar.
Les cuento todo esto, porque hasta hace poco estaba, pasando por una suerte de sequía fotográfica, en donde el disfrute de tomar fotos por tomar fotos se había disipado... ese tragar duro del que hablaba Ricardo en el taller se había convertido en apenas una salivita. Así que decidí hacer mi propio ejercicio de "Un rollo al día", fotografiar por el único placer de fotografiar, de cargar la cámara encima y no tener que hacer citas para hacer fotos, pensar si este es un proyecto "coherente", si quiero hacer una serie o una foto única, si voy a mandar algo al próximo salón, etc... todas esas deformaciones profesionales que han ido contaminando un poco mi quehacer fotográfico.
No he cumplido cabalmente lo del rollo al día, he hecho aproximadamente medio rollo diario, pero no me importa ya retomaré el ritmo... lo estoy disfrutando mucho y estoy descubriendo que puedo volver a tomarme las cosas menos en serio... Prometo a partir del lunes publicar mi foto preferida de cada rollo terminado.

Maito

2 comentarios:

Martín dijo...

"...no tener que hacer citas para hacer fotos, pensar si este es un proyecto "coherente", si quiero hacer una serie o una foto única" no me parece que sea una deformación profesional, me parece otra forma tan valida de trabajar la fotografía o cualquier otra cosa como "tomarme las cosas menos en serio"

Maito dijo...

Es verdad, no es una deformación profesional... es un método de trabajar que funciona, pero que a mí ahora mismo no me produce placer... era eso lo que trataba de decir. Gracias por permitirme aclararlo ;)